Cómo encontrar tu propio estilo de dibujo personal para obras de arte

Picture of someone drawing

Wangs Lok / EyeEm/Getty Images/EyeEm


Si quieres ser un artista de nivel superior, aprender técnica es solo el comienzo. Tus dibujos deben expresar tu propio estilo.

Para desarrollar un estilo característico, deberás mirar toneladas de obras de arte y experimentar. La buena noticia: hacer esas cosas es divertido, emocionante y un gran impulso a la creatividad.

A continuación, te mostramos cómo agregar un estilo más personal a todo lo que dibujas.

1. Disfruta de un atracón de ver arte

Person looking at art

Edgar Chaparro/Unsplash


Ve todo, no solo dibujos: libros, exhibiciones de museos, sitios web dedicados a las bellas artes, arte pop, tiras de dibujos animados, todo lo que puedas encontrar. Observa las cosas que te hacen decir: “Más, por favor”. Esa es tu primera pista sobre los tipos de obras de arte que pueden terminar inspirando tu estilo personal.

2. Aprende lo básico

Comprende las reglas para que puedas romperlas. Aprender los conceptos básicos del dibujo, como las técnicas de trazo de lápiz, el sombreado y dibujar con perspectiva, te pondrá en el camino correcto. De esa manera, cuando tu propio estilo comience a emerger, tendrás las habilidades para respaldarlo.

3. Usa el estilo experto

Seamos claros: nunca querrás plagiar arte. Pero especialmente cuando recién estás comenzando, copiar a otros artistas solo para practicar expande tus habilidades a medida que exploras tus propias formas de expresarse. Lo que podría comenzar como una imitación puede evolucionar hacia un estilo que sea exclusivamente tuyo.

4. Ir al gimnasio de arte

Aprender a dibujar es como hacer ejercicio: si quieres estar en forma, debes hacer ejercicio con regularidad. La práctica diaria de dibujo fortalecerá tus habilidades y resaltará tu estilo.

5.Sal de tu zona de confort

Women drawing

mediaphotos/Getty Images/iStockphoto


Intenta dibujar con un estilo que te asuste o te intimide. Explorar estilos que se sienten antinaturales puede enseñarte sobre lo que quieres dibujar y lo que se siente natural.

Digamos que te desafías a ti mismo para dibujar una flor de aspecto realista, pero todo en lo que puedes pensar es en cómo te mueres de ganas de dibujar mandalas. Esos son tus instintos naturales llamándote. Escucha atentamente.

6. Garabatos

Someone doodling babies

No hay nada mejor que garabatear cuando se trata de perfeccionar tus habilidades y crear un estilo personal. Mientras garabateas, no solo estás mejorando la coordinación ojo-mano. También estás trabajando de forma libre y resolviendo problemas artísticos, incluso si no te das cuenta.

Ya sea que estés dibujando corazones y estrellas, repitiendo patrones o simplemente garabateando, tus garabatos pueden evolucionar hacia elementos estilizados. Esos pueden encontrar su lugar en el arte más “terminado” y convertirse en firmas de tu estilo.

7. Repite

Definitivamente deberías repetir, dibujar lo mismo una y otra vez. Ya sea que estés dibujando flores silvestres o un personaje específico con el que estés obsesionado (el mío es Sprinkle the Unicorn), tu estilo personal comenzará a revelarse.

¿Alguna vez has visto episodios antiguos de Los Simpson y has pensado en lo graciosos que se veían los personajes, casi como versiones beta de ellos mismos? Fue necesario dibujar y volver a dibujar constantemente para que los personajes se convirtieran en las figuras icónicas que todos conocen ahora. Incluso si no eres Matt Groening (todavía), te beneficiarás de la repetición.

8.Escucha a tu voz interior

Person drawing with art kit

Incluso si comienzas un dibujo con una determinada idea en mente, date la libertad de cambiar de rumbo. Haz una pausa por un minuto y se honesto sobre lo que funciona y lo que no. A menudo, esa vocecita que dice “Detente ahora” o “Dibuja una hilera de flores aquí” es tu estilo personal tratando de ser escuchado. Sube el volumen.

9. Deja de dibujar

No, eso no es una broma. ¿Sabes cómo la gente dice que tienen sus mejores ideas en la ducha? Canaliza esa creatividad espontánea y deja la pluma y la tinta por un segundo.

Sal a caminar, báñate o haz lo que sea necesario para salir de tu rutina. Tu cerebro procesa ideas durante este tiempo “libre” y el descanso puede convertirte en un mejor artista.

10. Evoluciona

A veces, cuando encuentras algo que funciona artísticamente, tienes la tentación de quedarte con él por siempre jamás. Eso puede ser genial para algunos artistas, pero muchos otros desarrollan sus estilos con el tiempo. Ve a dónde te llevan tus instintos.

Por ejemplo, siempre he dibujado personajes. Antes me gustaba trabajar con pluma, tinta y acuarela, pero ahora me gusta colorear los elementos digitalmente y usar fotografías. Trabajar con personajes sigue siendo definitivamente mi estilo, pero ha evolucionado en función de las nuevas técnicas que estoy explorando y lo que sea que se sienta bien en ese momento.

11. Sigue adelante

Es posible que te sientas frustrado y quieras darte por vencido, algo totalmente normal, pero no lo hagas. Para algunas personas, desarrollar un estilo personal será algo rápido y natural; para otros, puede llevar mucho tiempo y experimentación. Y oye, es posible que tengas más de un estilo en ti. Sigue con el proceso. Con el tiempo, verás resultados.

Artwork via CakeSpy

Comments
  • (no será publicado)

No Comments