Esta es la razón por la que los pasteles se caen – y cómo puedes salvarlos

cake fail

Jules/Flickr


Imagínate esto: has batido una tanda de masa de pastel aparentemente perfecta, la has vertido con cuidado en tu molde y la has deslizado en el horno. Esperas que salga un hermoso pastel… sólo para darte cuenta de que está completamente hundido. Aunque los pasteles pueden caerse por muchas razones diferentes, estos son los culpables más comunes – y cómo lidiar con ellos.

Muy poca o demasiada humedad

Si tu pastel no está lo suficientemente húmedo, puede hundirse en el centro. Pero demasiada humedad también puede arruinar un pastel. Esto ocurre con más frecuencia en climas húmedos, donde la humedad extra puede acumularse de forma natural en ingredientes como la harina. Esto hace que los pasteles suban rápidamente y luego se deshagan durante el proceso de horneado.

Qué hacer: Siga cuidadosamente la receta y, cuando sea posible, pese los ingredientes en lugar de medirlos con tazas. Si vive en un clima húmedo, guarde los ingredientes secos en el congelador para que se mantengan secos.

Poca planificación

Si te olvidaste de añadir los huevos en el momento adecuado y los mezclaste después, puedes pagar el precio con un pastel caído.

<p

Qué hacer: Lee la receta hasta el final antes de empezar a hornear. Crea un área de trabajo limpia con todos tus ingredientes precortados, preparados y medidos. Tener todo organizado con antelación te ayudará a mantener la calma y seguir la receta.

Temperatura del horno incorrecta

Aunque la temperatura esté bien ajustada en el dial, no significa necesariamente que esa sea la temperatura real dentro de tu horno.

Qué hacer: Comprueba periódicamente tu horno con un termómetro a prueba de calor para asegurarte de que tu dial es preciso.

<p

Consejo profesional La mayoría de los pasteles se hornean mejor en el rango de 350 F (más o menos 25 grados en cualquier dirección). Si su receta pide algo mucho más alto o más bajo, debe explicar por qué.

Sin hornear

Si tu pastel se ve hinchado y dorado por encima pero se hunde y se vuelve gomoso en el centro, probablemente no lo has horneado el tiempo suficiente.

<p

Qué hacer: No dependas de las señales visuales para saber si el pastel está hecho. Pruébalo introduciendo una brocheta o un probador de pasteles. Si sale casi limpio, significa que tu pastel está completamente cocido.

No hay suficiente emulsión

El término suena más complicado de lo que es. La emulsificación, en repostería, consiste básicamente en combinar y unir dos sustancias que normalmente no se adherirían (como la mantequilla y el líquido). Si no has cremado lo suficiente tu mezcla de mantequilla, entonces puede cuajar cuando añadas los otros ingredientes y lo más probable es que tu pastel se caiga.

<p

Qué hacer: A menos que la receta especifique que la masa “debe parecer cuajada”, probablemente no debería. Asegúrese de cremar su mezcla de mantequilla antes de añadir otros ingredientes para evitar un resultado no deseado.

Demasiada levadura

Necesitas leudantes, como bicarbonato de sodio y polvo para que tu pastel suba. Pero una cantidad excesiva puede hacer que tu pastel suba súper rápido en el horno y luego se caiga una vez que lo saques.

Qué hacer: Ten cuidado al medir las cantidades de bicarbonato y polvo, y asegúrate de no confundirlas. (Es fácil añadir accidentalmente una cucharada de uno cuando deberías haber añadido sólo una cucharadita.)

<p

Geografía

¿Estás en un clima cálido y húmedo? O en una altitud muy elevada? Estas condiciones pueden marcar una gran diferencia en el resultado de su horneado. Hornear a gran altura, por ejemplo, puede hacer que tus pasteles salgan planos aunque sigas la receta al pie de la letra.

<p

Qué hacer: Comprueba si tu libro de cocina o fuente de recetas tiene instrucciones especiales para hornear a gran altitud. Si no es así, busque en Google una alternativa – es probable que encuentre una.

Cómo salvar un pastel caído

La buena noticia es que, siempre que tu pastel esté bien horneado, puedes rescatarlo. Primero, pruébalo para asegurarte de que otro problema, como demasiado bicarbonato, no ha estropeado el sabor. Si no lo ha hecho, nivele el pastel – terminará con un pastel ligeramente más delgado, pero seguirá teniendo un pastel.

Si el bizcocho ha caído demasiado bajo para nivelarlo y que funcione como una capa, considera la posibilidad de reutilizarlo. El pastel sobrante puede utilizarse como cobertura para helados, por ejemplo, o como base de pasteles caseros.

Desgraciadamente, si su pastel caído está poco horneado y todavía tiene aspecto de masa en el centro, puedes estar enfrentándote a problemas de seguridad alimentaria de riesgo. En ese caso, lo mejor es tirar el pastel y empezar de cero.

Discussion
  • (no será publicado)

No Comments